Adelanto

Eucaristía Sesión 5

Un banquete (pág. 96) 

Es posible que los niños con dificultades de escritura (como la disgrafía) o de motricidad fina en lugar de hacer un dibujo, prefieran describir verbalmente cómo celebran sus familias. Si ese es el caso, el catequista o un asistente debe escuchar las descripciones y escribirlas en el espacio indicado del Libro del niño. 

En memoria mía (pág. 102)

Tal vez, los niños con dificultades de escritura (como la disgrafía) o de motricidad fina tengan dificultades para completar esta actividad. Como una actividad alternativa, pueden visitar el altar y luego hablar sobre las palabras que el sacerdote dice durante la Liturgia Eucarística. Otra opción podría ser, repasar el relato de la Última cena con los niños. Tenga disponibles figuras de fieltro y un franelógrafo o figuras magnéticas para el pizarrón, y vaya colocando las figuras que describen a las personas del relato mientras lo va leyendo o contando.  Recuerde a los niños que en cada Misa, seguimos celebrando esta comida especial.

Celebremos la Misa (pág. 104)

Cree un libro de ilustraciones usando los nombres y las descripciones de los pasos de la Liturgia Eucarística para ayudar a que los niños con dificultades de atención o de control de impulsos y los niños con retrasos intelectuales o de desarrollo (como autismo) aprendan los pasos de esta parte de la Misa. Observando las ilustraciones, sabrán qué sucede en cada parte. Otra opción es pedir a cada niño que haga un muñeco de papel que lo represente a él y luego que lo haga "recorrer" los pasos que se muestran en el libro de ilustraciones, que habrá titulado Mi libro de la Misa.

Cristo está presente (pág. 106)

Los niños con dificultades de atención o de control de impulsos y los niños con retrasos intelectuales o de desarrollo (como autismo) tal vez necesiten escuchar o ver las diferentes proclamaciones del Misterio de fe para recordar las palabras que se dicen en cada una. Escriba las palabras de cada proclamación del Misterio de fe en una cartulina grande o en una hoja de rotafolio. Lea cuidadosamente las palabras con los niños y pídales que repitan las palabras que escuchen o vean en cada proclamación.

Somos el Cuerpo de Cristo (pág. 110)

Los niños con dificultades de escritura (como la disgrafía) o de motricidad fina y losniños con retrasos intelectuales o de desarrollo (como autismo) quizás prefieran responder verbalmente y pedirle a usted o a un ayudante que escriban sus respuestas en el espacio indicado del Libro del niño. A los niños con dificultades de atención o de control de impulsos les gusta mucho realizar actividades prácticas o de movimiento, así que probablemente prefieran actuar maneras en las que pueden reflejar a Cristo ante otros.