Adelanto

ReconciliaciĆ³n SesiĆ³n 1

Cosas que creo (pág. 16)

Los niños con discapacidad visual o con dificultades de motricidad fina tal vez prefieran expresar verbalmente lo que deseen crear. Como otra opción puede proporcionarles arcilla o papel aluminio y dejarlos que hagan una escultura de lo que les gustaría crear. Si lo desea, en el espacio que se proporciona en el Libro del niño puede escribir lo que cada niño le comente o la descripción que haga de su escultura.

La imagen perfecta de Dios (págs. 24 a 25)

Es posible que los niños con discapacidad visual o los niños que aprenden de manera diferente necesiten que el catequista les describa lo que está sucediendo en cada ilustración. Los niños con dificultades de escritura (como la disgrafía) o de motricidad fina, los niños con dificultades de lectura (como la dislexia) y los niños con diferencias cognitivas tal vez necesiten ayuda para escribir sus respuestas en los espacios.

Bendiciones especiales (pág. 28)

Probablemente los niños con dificultades de escritura (como la disgrafía) o de motricidad fina, los niños con dificultades de lectura (como la dislexia) y los niños que aprenden de manera diferente necesiten ayuda para escribir los nombres y las necesidades de las personas por las que deseen orar. Como alternativa, tal vez desee realizar esta actividad verbalmente con cada niño, orando juntos por las personas por las que cada niño desee orar. Esto se puede extender a todo el grupo repartiendo un recorte de la figura (unisex) de una persona por niño. Pase una canasta e invite a los niños a que digan en voz alta el nombre de alguien por quien les gustaría orar mientras colocan el recorte de la figura en la canasta.

Respetar la imagen de Dios (pág. 30)

Los niños con dificultades de escritura (como la disgrafía) o de motricidad fina, los niños con dificultades de lectura (como la dislexia) y los niños que aprenden de manera diferente tal vez necesiten ayuda para escribir sus respuestas en las casillas. Como alternativa, quizás prefieran hacer dibujos en una hoja de papel aparte para ilustrar sus respuestas.

Es posible que los niños con dificultades de atención o de control de impulsosdisfruten haciendo una representación de la segunda parte de esta actividad (alguna manera en la que pueden ser bondadosos con alguna persona que no les agrada). Dígales que van a mostrar al grupo lo que un discípulo haría. Para mantenerlos enfocados, descríbales una situación específica, por ejemplo: "estás en clase de Educación física y tu maestro te pide que seas la pareja de alguien que se portó mal contigo ayer en el patio de recreo". Dé solo ejemplos ficticios para evitar que cualquier niño se sienta incómodo.