Adelanto

ReconciliaciĆ³n SesiĆ³n 5

Usamos nuestras manos (pág. 96)

Los niños con dificultades de escritura (como la disgrafía) o de motricidad fina tal vez prefieran decir sus respuestas en voz alta. Anime a estos niños a hablar acerca de actividades que les gusta realizar con sus manos. Escriba sus respuestas en el espacio designado del Libro del niño. A los niños con dificultades de atención o de control de impulsos les encanta moverse, así que tal vez quieran hacer una representación de cosas que les gusta hacer con sus manos. Si el tiempo lo permite, jueguen a "Dígalo con mímica" y pida a un niño a la vez que actúe algo que le gusta hacer con sus manos. Pida al resto del grupo que traten de adivinar lo que el niño está actuando.

El Espíritu Santo nos guía (pág. 102)

Tal vez a los niños con dificultades visuales y a los niños con dificultades de escritura (como la disgrafía) o de motricidad fina les cueste trabajo completar esta actividad. Puede ayudarlos guiando sus dedos por el laberinto. Luego, ayúdelos a navegar el laberinto nuevamente, esta vez usando un lápiz.

La reconciliación es una travesía (pág. 108)

Los niños con dificultades de lectura (como dislexia) y los niños con retrasos intelectuales o de desarrollo (como autismo) tal vez necesiten ayuda para escribir los nombres de las personas o quizás prefieran responder verbalmente para completar esta actividad. Anime a estos niños a mencionar a las personas que los han ayudado en su travesía para acercarse más a Jesús. Luego, escriba los nombres que los niños le digan en los espacios designados en el Libro del niño.

En el Reino de Dios (pág. 110)

Los niños con retrasos intelectuales o de desarrollo (como autismo) necesitarán ayuda para comprender las instrucciones de esta página. Pregunte a los niños, "¿Qué hacen las personas cuando siguen las reglas de Dios? ¿Qué hacen las personas cuando no siguen las reglas de Dios?". Si es necesario, ayude a los niños que lo necesiten a escribir las respuestas en sus libros. A los niños con dificultades de atención o de control de impulsos tal vez les guste realizar esta actividad de una manera más interactiva. Use una cuerda o cordón para formar el contorno de un círculo en el suelo. Debe ser lo suficientemente grande como para que todos los niños quepan dentro. Coloque un corazón de papel en el centro del círculo. Lea diferentes comportamientos y actitudes de una lista, y pida a los niños que entren al círculo por cada ejemplo que es una actitud o un comportamiento que pertenece al Reino de Dios. Pídales que salgan del círculo cada vez que escuchen un ejemplo de una actitud o de un comportamiento que no pertenece al Reino de Dios. Si lee dos actitudes o comportamientos seguidos que "pertenecen" o que "no pertenecen" pida a los niños que la segunda vez solo salten en su lugar.